Palacete del Marqués de los Salados

El Proyecto

Detalle de la fachada del Palacete del Marqués de los Salados en la Calle Eloy Gonzalo.

Detalle de la fachada del Palacete del Marqués de los Salados en la Calle Eloy Gonzalo.

Se trata de un edificio encargado al arquitecto Emilio Rodríguez Ayuso, en estilo neomudéjar, para ser la residencia particular de su propietario, JOAQUIN NUÑEZ PERNIA, Marqués de los Salados, emplazado en el número cinco del antiguo Paseo de la Habana y hoy denominado Calle de Eloy Gonzalo.

El arquitecto.

Emilio Rodríguez Ayuso nace en Madrid el 28 de septiembre de 1845, obtiene el título de arquitecto en 1869, está considerado como el principal representante del estilo neomudéjar, y muere en Madrid el 12 de noviembre de 1891.
Tanto en la bibliografía consultada para elaborar esta información como en otras referencias se han utilizado denominaciones erróneas que trataremos de clarificar a continuación, tomando como fuente los documentos originales a los que se ha tenido acceso.

Compraventa del solar.

El solar correspondiente al número 5 del Paseo de la Habana, fue adquirido por PEDRO NUÑEZ PERNIA, Obispo de Coria y ex senador del Reino por la Diócesis de Toledo, mediante escritura pública otorgada ante el Notario de Madrid José García Lastra, el 16 de noviembre de 1881, con el nº 71 de su protocolo.
Pedro Núñez Pernía era hermano de JOSE NUÑEZ PERNIA, primer Marqués de Núñez, fallecido en Madrid el 10 de noviembre de 1879, o sea dos años antes de que tuviese lugar esta compraventa, por lo que no ha lugar su vinculación con el resto del desarrollo de esta construcción (estuvo enterrado en el jardín del Instituto Homeopático y Hospital de San José hasta finales de 1994, año en que se trasladaron sus restos, precisamente, a la capilla existente en este Palacete).

Pedro Núñez Pernía nació en Benavente el 19 de agosto de 1810 y estudió hasta tercer año filosofía en la Universidad de Valladolid, tomando luego el hábito de monje en el Real Monasterio de San Benito de Sahagún (León). En 1853 recibió el nombramiento de canónigo de la catedral de Menorca y se graduó de teología en aquel Seminario. En noviembre de 1855 fue trasladado a Barcelona, donde permaneció hasta 1857 y en su Seminario obtuvo los grados de licenciado y doctor en sagrados cánones. Abad de la colegiata de Jerez de la Frontera (Cádiz) en 1q862 y tres años más tarde pasó al arcedianato de la Primada de Toledo, cargo en que continuó hasta el 24 de septiembre de 1868, en que es preconizado Obispo de Coria, sede de la que tomaría posesión en marzo del año siguiente. Murió en Coria, está enterrado en el presbiterio de su catedral, y fue considerado en su vida íntima modelo de virtud y de caridad.
A su fallecimiento y mediante escritura pública otorgada ante el Notario de Benavente (Zamora) Cándido Miranda Lobón, el 20 de junio de 1884, con el nº 187 de su protocolo, legó este solar a su hermano JOAQUIN NUÑEZ PERNIA, Marqués de los Salados.

Construcción del Palacete.

Por una Memoria descriptiva autógrafa del arquitecto Emilio Rodríguez Ayuso, fechada el 15 de julio de 1883, conocemos las características “de la disposición general, area, distribución y construcción del Hotel que en el Paseo de la Habana nº 5 se propone edificar el Sr. D. José Núñez”, siendo fácil deducir de esta Memoria que el proyecto ya debía tenerlo diseñado el arquitecto en esta fecha (también que la idea de Mons. Pedro Núñez Pernía fuese legar este solar a su hermano Joaquín, por razón de la fecha en que está considerando con Rodríguez Ayuso la construcción del Hotel).
El 23 de julio de 1886, ante el Notario de Madrid Julián Pastor Rodríguez, con el nº 141 de su protocolo, JOSE NUÑEZ GRANES, hijo de Joaquín Núñez Pernía, Marqués de los Salados, y debidamente autorizado a este fin, procede a elevar a pública esta construcción.

Características de la edificación.

Sobre un solar con una superficie edificable de 302 m2., aproximadamente, se construye una vivienda familiar, de forma sensiblemente cuadrada, con una fachada de aproximadamente 18,00 metros, en cuya parte central se crea una especie de patio central cubierto con un lucernario de estructura metálica y cristal, que aporta una luz singular al conjunto de las habitaciones.
Las plantas baja y primera tienen uso residencial, mientras en la de sótano se alojaban las dependencias de servicios y cochera. Dispone, asimismo, de un espacio abuhardillado. La superficie construida es de aproximadamente 1.000 m2.
Es un magnífico ejemplo de la creatividad de Rodríguez Ayuso, con una gran variedad de diseños en la colocación del ladrillo fino que utiliza en las fachadas del edificio, de las que tal vez la más representativa sea la orientada al norte, con difícil contemplación en su integridad desde el exterior de la finca.
Podría citarse, como referencia de su trascendencia, que, en su importante tesis doctoral “Arquitectura de ladrillos del siglo XIX. Técnica y Forma”, Josep Mª Adell Argilés, incluye 19 citas sobre este edificio.
Asimismo, Ramón Guerra de la Vega, en su obra “Guía de Madrid, Tomo II”, al ocuparse la las Escuelas Aguirre (consideradas por algunos como la obra más importante de Rodríguez Ayuso), recoge la siguiente referencia, que habla de la calidad de este edificio:

“… Cuando Emilio Rodríguez Ayuso recibió en su estudio a don Lucas Aguirre y Juárez, mecenas de las artes y patrocinador de un nuevo tipo de enseñanza, es posible que le mostrase los dibujos de los últimos proyectos que había realizado en Madrid, como el Palacete del Marqués de Núñez (1878-1880), en Eloy Gonzalo, 5…”,

o sea que el propio Arquitecto podía sentirse altamente satisfecho de este proyecto.
Además de notables diseños exteriores en ladrillo fino, se usan en la fachada zócalos de cantería berroqueña, aleros de madera tallada, importante labor de forja en balcones y en el mirador principal, así como en la balaustrada de la galería existente sobre el “patio interior” a nivel del primer piso.

Cronología.

El proyecto del Hotel o Palacete es anterior al 15 de julio de 1883 y su construcción debió realizarse entre 1884 y julio de 1886, en que es escriturada la obra, siendo, por tanto, erróneas las fechas que lo sitúan, según varios autores y descripciones técnicas, unas veces como anterior a 1879, otras entre 1878-1880 y algunas en torno a 1887.

En la obra de Rodríguez Ayuso hallamos la siguiente cronología de sus obras más próximas:

  • Plaza de Toros de Madrid, 1874.
  • Palacio de Anglada, 1879.
  • Viviendas de Calle Lagasca, 16, esquina a Conde Aranda, 19, 1880.
  • Biblioteca del Senado, concluida en 1882.
  • Palacete del Marqués de los Salados, 1883.
  • Viviendas de alquiler en Calle de Castelló, 6, en 1883.
  • Escuelas Aguirre, 1884 a 1887.

Este arquitecto muere en Madrid a los 46 años de edad, tras abrir un amplísimo y original camino a la arquitectura de su época.

Posibles causas de la errónea denominación.

La principal quizás se deba al hecho de figurar tanto en la memoria descriptiva que realiza el arquitecto Rodríguez Ayuso como en la escritura de obra nueva JOSE NUÑEZ como la persona que encarga el proyecto, en el primer caso, y como la persona que otorga la escritura, en el segundo.
En ambos casos parece omitirse, al tomarlas como fuentes, que no se cita el segundo apellido, GRANES, y que lo hace como representante y/o apoderado de su padre Joaquín Núñez Pernía, Marqués de los Salados.
El Marqués de Núñez, José Núñez Pernía, como queda reseñado, había fallecido años atrás y estaba enterrado en el jardín del Instituto Homeopático.
Ha podido inducir a confusión (además de la coincidencia de nombre y primer apellido de ambos), también, el haber sido ocupado este Palacete, a comienzos del siglo XX y hasta 1924 en que fallece, por el segundo Marqués de Núñez, GUILLERMO FANO Y MENENDEZ, quien incluía algunas referencias publicitarias en anuarios de la época como “Director-Propietario” del Instituto, cuando en realidad sólo ostentaba la condición de Patrono nato de la Fundación propietaria y, en algunas ocasiones, la de Director administrativo.
El Palacete fue adquirido por la Fundación Instituto Homeopático y Hospital de San José a Joaquín Núñez Pernía el 17 de noviembre de 1892, mediante escritura pública otorgada ante el Notario de Madrid Federico de la Torre y Aguado, con el nº 606 de su protocolo.
En su condición de Patrono nato y Director, la Fundación le permitió la utilización de algunas de las dependencias del Palacete para su uso como su vivienda habitual.

Nota adicional.

Joaquín Núñez Pernía, Marqués de los Salados, estaba casado con Carolina Granés Román. Entre sus hijos, además del citado José Núñez Granés, se encuentran Carlos Núñez Granés, médico, abogado y diputado, y PEDRO NUÑEZ GRANES, notabilísimo Ingeniero y urbanista madrileño, con muy importantes responsabilidades en el Ayuntamiento de Madrid en el primer tercio del siglo XX.

.