Edificios

1.- El Instituto Homeopático y Hospital de San José se construye sobre un terreno de 2.924,48 m2. situado en la zona de ensanche de Madrid y Barrio de Chamberí, en el Paseo de la Habana, nº 3 (hoy calle de Eloy Gonzalo), comprado por el Dr. D. José Núñez PerníaMarqués de Núñez, a D. Sebastián Carbonell y García mediante escritura otorgada el 10 de mayo de 1873 ante el Notario de Madrid D. José García Lastra, con número 263 de su protocolo [1]. Su proyecto es obra del Arquitecto de la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando D. José Segundo de Lema, quien tuvo a su cargo también la dirección de la obra, que fue comenzada el 26 de mayo de 1873 y concluida en el último trimestre de 1877.

Será oportuno señalar, en relación con las características arquitectónicas de los edificios de la Fundación, los importantes cambios que habían tenido lugar en el terreno arquitectónico tras promulgarse en 1861 el Reglamento que regularía la carrera de Arquitectura, el interés por estilos de épocas precedentes -tal vez por una identificación con el pasado histórico-, evocaciones románticas y, también, a la búsqueda de un estilo que abriese nuevas vías a la crisis originada por el abandono del estilo clásico.

Esta evolución halla en España dos estilos principales: el neogótico, iniciado por Viollet-le-Duc, que en España estará representado por José Segundo de Lema y Juan Madrazo, y el neomudéjar, creación especial de Emilio Rodríguez Ayuso.

José Segundo de Lema fue un importante arquitecto del último tercio del siglo XIX , disfrutó de prerrogativas en la casa Real y miembros de la nobleza y, dada su relevancia, formó parte de jurados de adjudicación de proyectos, entre ellos, junto con dos arquitectos neomedievalistas, Juan Madrazo y Cubas, el de adjudicación de la construcción de la Basílica de Nuestra Señora de Atocha, en el que salió elegida la idea de Juan Arbós.

Conviene resaltar, por tanto, que el edificio del Instituto Homeopático y Hospital de San José está considerado como la primera obra importante realizada en neogótico por el Arquitecto José Segundo de Lema, que lo concluye al tiempo que está trabajando en el Embarcadero del Estanque Grande de la Casa de Campo madrileña para uso de la Familia Real, en 1877.

La configuración estructural del edificio no ha variado desde su construcción: un cuerpo central de cuatro plantas orientado en dirección este oeste con una galería abierta al mediodía rematada por dos escaleras adosadas a los hastiales; dos pabellones de una única crujía y tres plantas, que desde el cuerpo central avanzan a mediodía (Plan Director para la restauración del Instituto Homeopático y Hospital de San José, realizado por los Arquitectos  Ignacio de las Casas y  Emilia Checa, Diciembre 1998).

Este edificio ha sido catalogado como Bien de Interés Cultural, categoría de Monumento, por la Comunidad de Madrid [2] y con ello ha culminado un largo proceso iniciado por el Ministerio de Educación y Cultura en 1977.

2.- Palacete del Marqués de los Salados: La finca original sobre la que se asienta el Instituto Homeopático y Hospital de San José se amplió con la incorporación posterior de otro solar, correspondiente al número 5 del Paseo de la Habana (hoy calle de Eloy Gonzalo), comprado por D. Pedro Núñez PerníaObispo de Coria(Cáceres), ex-senador del Reino por la Diócesis de Toledo y hermano del Dr. José Núñez Pernía, a los señores D. José Morón y  D. Manuel Pastor y Davo, según escritura otorgada ante el Notario de Madrid D. José García Lastra, el 16 de noviembre de 1881, con número 700 de su protocolo [3].

D. Pedro María de los Angeles Núñez Pernía nació en Benavente (Zamora), el 1 de agosto de 1810, y estudió hasta tercer año de Filosofía en la Universidad de Valladolid, tomando luego el hábito de monje en el Real Monasterio de San Benito de Sahagún (León). En 1853 recibió el nombramiento de canónigo de la catedral de Menorca y se graduó de Teología en aquel Seminario. En noviembre de 1855 fue trasladado a Barcelona, donde permaneció hasta 1857 y en su Seminario obtuvo los grados de Licenciado y Doctor en sagrados cánones. Abad de la Colegiata de Jerez de la Frontera (Cádiz), en 1862, y tres años mas tarde pasó al arcedianato de la Primada de Toledo, cargo en que continuó hasta el 24 de septiembre de 1868, en que es preconizado Obispo de Coria, sede de la que tomaría posesión en marzo del año siguiente. Murió en Coria el 22 de marzo de 1884, está enterrado en el presbiterio de su catedral, y fue considerado en su vida íntima modelo de virtud y de caridad [4].

En su testamento, y según consta en escritura pública otorgada ante el Notario de Benavente  D. Cándido Miranda Lobón, el 20 de junio de 1884, con el nº 187 [5] de su protocolo, legó este solar a su hermano D. Joaquín Núñez Pernía, Marqués de los Salados, y sobre él construirá éste su residencia particular.

Tanto en la bibliografía consultada como en otras referencias se vienen utilizando denominaciones erróneas para este edificio, las que se tratará de clarificar, tomando como fuente los documentos originales a los que se ha tenido acceso.

Como se ha indicado D. Pedro era hermano de D. José Núñez Pernía, Marqués de Núñez, fallecido en Madrid el 10 de noviembre de 1879, o sea, dos años antes de que tuviese lugar la formalización de la compra del terreno, por lo que no puede vincularse este título nobiliario con el resto del desarrollo de esta construcción.

En cuanto a la construcción del Palacete, por la Memoria descriptiva autógrafa del Arquitecto Emilio Rodríguez Ayuso, se conocen las características de la disposición general, area, distribución y construcción del Hotel que en el Paseo de la Habana nº 5 se propone edificar el Sr. D. José Núñez [6], y es fácil deducir de dicha Memoria que el correspondiente proyecto ya debía tenerlo diseñado el arquitecto en esta fecha (también que la idea de Mons. Pedro Núñez Pernía fuese legar este solar a su hermano Joaquín, por razón de la fecha en que está considerando con Rodríguez Ayuso la construcción del Hotel).

El 23 de julio de 1886, ante el Notario de Madrid D. Julián Pastor Rodríguez, con el nº 141 de su protocolo [7]D. José Núñez (Granés), hijo de D. Joaquín Núñez Pernía, Marqués de los Salados, debidamente autorizado a este fin, procede a elevar a escritura pública esta construcción.

Las características de la edificación eran las siguientes:

Sobre un solar con una superficie edificable de 302 m2., aproximadamente, se construye una vivienda familiar, de forma sensiblemente cuadrada, con una fachada de 18,00 metros, en cuya parte central se crea una especie de patio central cubierto con un lucernario de estructura metálica y cristal, que aporta una luz singular al conjunto de las dependencias.

Las plantas baja y primera tenían uso residencial, mientras en la del sótano se alojaban las dependencias de servicios y cochera. Disponía, asimismo, de un espacio abuhardillado y la superficie construída es de, aproximadamente, 1.000 m2.

Es un magnífico ejemplo de la creatividad de Rodríguez Ayuso, con una gran variedad de diseños en la colocación del ladrillo fino que utiliza en las fachadas del edificio, de las que tal vez la mas representativa sea la orientada al norte, con difícil contemplación en su integridad desde el exterior de la finca.

Además de notables diseños exteriores en ladrillo fino, se usan en la fachada zócalos de cantería berroqueña, aleros de madera tallada, importante labor de forja en balcones y en el mirador principal, así como en la balaustrada de la galería existente sobre el “patio interior” a nivel del primer piso.

Como referencia de la trascendencia de este edificio, señalaremos que, en su importante tesis doctoral tituladaArquitectura de ladrillos del siglo XIXJosep Mª Adell Argilés [8], incluye 19 citas sobre este edificio.

Asimismo, Ramón Guerra de la Vega, en su Guía de Madrid, Tomo II [9], al ocuparse de las Escuelas Aguirre(consideradas por algunos autores como la obra mas importante de Rodríguez Ayuso en Madrid), recoge la siguiente referencia, que avala la calidad del edificio que nos ocupa:

“…Cuando Emilio Rodríguez Ayuso recibió en su estudio a don Lucas Aguirre y Juárez, mecenas de las artes y patrocinador de un nuevo tipo de enseñanza, es posible que le mostrase los dibujos de los últimos proyectos que había realizado en Madrid, como el palacete del Marqués de Núñez (1878-1880), en Eloy Gonzalo, 5…”, lo que acreditaría el gran aprecio del arquitecto por esta construcción.

El proyecto del Hotel o Palacete es anterior al 15 de julio de 1883 y su construcción debió realizarse entre 1884 y julio de 1886, en que es escriturada la obra, siendo, por tanto, erróneas las fechas que lo sitúan, según varios autores y descripciones técnicas, unas veces como anterior a 1879, otras entre 1878-1880 y, algunas, en torno a 1887.

En la obra del Arquitecto Rodríguez Ayuso, cronológicamente, y como realizaciones mas próximas, encontramos las siguientes:

Plaza de Toros de Madrid, 1874. Palacio de Anglada, 1879. Viviendas de Calle Lagasca, 16, esquina a Conde Aranda, 19, 1880. Biblioteca del Senado (una de las obras maestras del interiorismo decimonónico, realizada con elementos de fundición, estampados con motivos neo-góticos, y construída por Bernardo Asíns), 1882. Palacete del Marqués de los Salados, 1883. Viviendas de alquiler en la Calle de Castelló, 6, 1883. Escuelas Aguirre, de 1884 a 1887.

Emilio Rodríguez Ayuso murió en Madrid el 12 de noviembre de 1891, a los 46 años de edad, tras abrir un amplísimo y original camino a la arquitectura de su época.

Si consideramos las posibles causas de la errónea denominación que se ha venido aplicando a este edificio, la principal, quizás se deba al hecho de figurar tanto en la memoria descriptiva de Emilio Rodríguez Ayuso como en la escritura de obra nueva D. JOSE NUÑEZ como la persona que encarga el proyecto, en el primer caso, y como otorgante de la escritura, en el segundo.

En ambos casos, se omitiría que en ellos no se cita ni el segundo apellido, GRANES, ni que actúa como apoderado o representante de su padre, D. Joaquín Núñez Pernía, Marqués de los Salados.

Se ha localizado, también, en el Archivo Histórico de Protocolos de Madrid una certificación descriptiva del perímetro de este solar librada el 4 de noviembre de 1881 por el arquitecto de la Real Academia de San FernandoD. José Núñez Cortés [10], del que no se tiene ninguna referencia de posible parentesco con el Marqués de los Salados.

El Marqués de Núñez, D. José Núñez Pernía, como ya se ha señalado, había fallecido años atrás y estaba enterrado en el jardín del Instituto Homeopático, por lo que, reiteramos, no hay intervención suya en este edificio.

D.Joaquín Núñez Pernía, Marqués de los Salados, por escritura otorgada en 27 de mayo de 1885 ante el Notario de Madrid D. José García Lastra, hizo donación condicional del terreno y Hotel de su propiedad a favor del Instituto homeopático, concurriendo al otorgamiento de esta escritura el Sr. Vicario Eclsiástico de Madrid,

quien en nombre y representación del Patronato aceptó la donación con todas las condiciones en ella contenidas, siendo de advertir que en la citada escritura el Sr. Marqués de los Salados autorizó especialmente a la Junta de Señores Patronos del Instituto para que hiciera insinuar la expresada donación ante el Juzgado de primera instancia competente a fin de que obtuviera este requisito.

Esta donación  incorporaba determinadas condiciones, entre ellas la siguiente:

“Quinta: Si por disposición de caulquiera autoridad civil, militar, eclesiástica, gubernativa o administrativa y aun por sentencia judicial o por cualquier otra causa no prevista o que no pueda preverse, se suprimiera el Hospital o Instituto Homeopático, sustituyéndole por otro distinto o contrario a la forma, modo o prscripciones expresas en la fundación o se alterase el orden marcado en la misma para su dirección o se diera diversa inversión o plicación al terreno que se dona o se quebrantase alguna de las condiciones con que la donación se efectúa o se diese voluntariamente por el Patronato, o bien por sentencia judicial, o en otra forma intervención en la gestión administrativa o científicadel Hospital o Instituto a la actual Sociedad Hahnemanniana en todo caso, o a otra persona o Corporación que no estuviere expresada lara y concretamente en la fundación u ocurriere algún cambio, incidente o innovación que a juicio del donante o de sus sucesores o derechohabientes variase el estado actual de dicho Establecimiento o Establecimientos; desde el momento en que ocurra cualquiera de las causas expresadas cesa la donación y cesión del solar y edificaciones, quedando revocada desde ahora y para entonces, y pasando todo sin ulterior procedimiento en pleno dominio al donante Don Joaquín Núñez y Pernía, Marqués de los Salados, si viviese, o en su defecto a sus herederos y descendientes legítimos y sucesores mas próximos, quienes se apoderarán libremente de todo ello”.

Será oportuno recordar aquí que en 1885, cuando se firma esta donación, el título de Marqués de Núñez estaba vacante, por haber renunciado al mismo los albaceas testamentarios del menor D. José Guillermo Fano, a quien el primer titular había designado para continuarle en uso de la facultad que S. M. le había conferido. Al quedar vacante este título, cabe pensar que el Marqués de los Salados estimó que la Dirección Administrativa y Facultativa, conforme a las previsiones de la escritura fundacional, vendría a recaer siempre en él o en su descendencia directa, y de ahí las reservas contenidas en la cláusula precedente.

Con posterioridad a la firma de esta escritura, se produjeron distintas actuaciones y acuerdos en el seno del Patronato de la Fundación, inducidas por los patronos médicos homeópatas, que fueron limitando y haciendo difícil la labor encomendada a su hijo D. José Núñez Granés, a quien se había nombrado interinamente para desempeñar el cargo de Director económico-administrativo, por lo que éste se creyó en la obligación de presentar su dimisión, que fue aceptada por el Patronato.

Ante estos hechos y teniendo en cuenta lo injustificado, en su opinión, de estas decisiones, el Marqués de los Salados procedió a la revocación de la donación, firmando ante el mismo Notario, el 13 de junio de 1887, la escritura registrada al número 458 de su protocolo, en cuya cláusula 5º, C) manifiesta

“Que, dado el desconocimiento en que se le tiene de los hechos, pues el Patronato ha llegado a prescindir de él no sólo como Director, sino hasta como Patrono, sin que se le haya citado para las Juntas de Patronos últimamente celebradas, habiéndose visto en la precisión de oficiar al Presidente pidiendo copia, que no se le ha facilitado de las actas, sólo conoce los hechos siguientes, po sus manifestaciones exteriores”.

Describe como por el Patronato se ha procedido al nombramiento de D. Lorenzo Matos como colaborador del Establecimiento, dándole intervención en la gestión directiva del mismo sin conocimiento, autorización, nombramiento ni delegación del Director Administrativo, quebrantando la escritura fundacional. Estima, además, que la escritura de donación no había llegado a tener fuerza ni eficacia, por cuanto el Patronato no había llevado a efecto la insinuación ni se había posesionado de los terrenos y hotel donados, que en ningún momento habían llegado a salir de su poder ni, consiguientemente, habían podido inscribirse en el Registro de la Propiedad.

En virtud, pues, de los hechos y consideraciones arriba expresados, el compareciente Don Joaquín Núñez y Pernía, Marqués de los Salados, declara y otorga:

Que la donación por el mismo hecha al Instituto Homeopáticopor escritura otorgada en 27 de mayo de 1885, ante mí el Notario Don José García Lastra, ha quedado ipso ipso revocada, nula y sin ningún valor ni efecto, con arreglo a lo pactado en la condición quinta de la misma al tener lugar los hechos expresados, revocación que por esta escritura declara, confirma y ratifica si fuese necesario...

El Palacete fué adquirido años mas tarde por la Fundación Instituto Homeopático y Hospital de San José a D. Joaquín Núñez Pernía el 17 de noviembre de 1892, mediante escritura pública otorgada ante el Notario de Madrid D. Federico de la Torre y Aguado, con el nº 606 de su protocolo [11].

En su condición de Patrono nato y Director Facultativo y/o Administrativo, la Fundación le permitió la utilización de parte de las dependencias del Palacete para su uso como vivienda habitual.

Ha podido inducir a confusión, también, el haber sido ocupado este Palacete, a principios del siglo XX y hasta 1924 en que fallece, por el segundo Marqués de Núñez, D. José Guillermo Fano y García, quien incluía algunas referencias publicitarias en anuarios de la época como “Director-Propietario” del Instituto [12], cuando en realidad sólo ostentaba la condición de Patrono nato de la Fundación propietaria y, en algunas ocasiones, la de Director Administrativo.

A reseñar, por último, que D. Joaquín Núñez Pernía es el padre del ilustre ingeniero y urbanista madrileño D. Pedro Núñez Granés, quien, previsiblemente,  habitó algún tiempo en este Palacete.


[1] AHP T. 31.197, folios 3.726 a 3.739 (los folios 3.738 y 3.739 corresponden a la certificación de los Arquitectos D. José Segundo de Lema y D. José María Aguilar de la superficie y límites del solar sobre el que se construirá el Hospital Homeopático. Incluye, también, anexo, un plano del solar de Pº de la Habana, 3, en papel vegetal).

[2] Decreto nº 13/1997, de 30 de enero (BOCM de 19.2.1997), y Decreto nº 68/1997, de 5 de junio (BOCM de 20.6.1997)

[3] AHP T. 34.397, folios 7.200 a 7.216 (este último corresponde al plano del solar).

[4] OVILO, M., Escenas contemporáneas, Tomo 4º, Madrid 1882.

[5] Archivo Histórico de Prvincial de Zamora, Protocolos Notariales, Sigª  11821.

[6] Archivo de Villa del Ayuntamiento de Madrid.

[7] AHP, T. 35.773, folios 783 a 795.

[8] ADELL ARGILES, J. M., Arquitectura de ladrillos del Siglo XIX. Técnica y forma, Fundación Universidad y Empresa, Madrid 1988, pp. 22, 26, 28, 34, 44, 50, 56, 60, 65, 68, 71, 92, 98, 100, 119, 120, 185, 186 (cita el edificio como “palacete del Marqués de Núñez”).

[9] GUERRA DE LA VEGA, R., Guía de Madrid, Tomo II, Imprenta Indugraf, Alcorcón (Madrid) 1983, p. 31.

[10] AHP, T. 34.397, folios 7214-7215.

[11] AHP, T. 37.308, folios 3.647 a 3.659 vuelto.

[12] Guía-Directorio de Madrid y su Provincia (Bailly-Baillière-Riera).

.