Epílogo

Aun queda mucho por investigar en la rica historia de esta Fundación y de la Homeopatía española. Es preciso continuar el proceso iniciado y defender, con paciencia pero perseverantes, a esta singular entidad y al pueblo madrileño –el destinatario final de su acreditada labor benéfico-asistencial- de las espúreas ambiciones de quien estando llamado a ser uno de sus máximos valedores, en su condición de Patrono nato designado por el fundador de la misma, no puede manifestarse sino como una persona desleal y perjura, tanto ante su rey, al que dice respetar, como ante una institución cuya historia ofende en sus afanes especuladores y cuya extinción busca sin descanso.

En esa línea, se viene trabajando con la ilusionada esperanza de recuperar plenamente la actividad de esta singular institución madrileña que, sin duda, deparará muchas gratas sorpresas a sus vecinos y amigos cuando pueda volver a abrir sus puertas con total normalidad para continuar aquella labor social iniciada hace apenas … 125 años .

Madrid, 22 de mayo de 2003.

Félix Antón Cortés

.