Rastreando la huella del pasado de la Homeopatía en España

El Hospital Homeopático durante algunos años vivió como un cierto aletargamiento, en una tarea de atención principal a las personas mayores y a los necesitados, junto al Consultorio homeopático,  pero casi se había perdido el recuerdo del rico legado homeopático que albergaba. En la actualidad se realiza un amplio rastreo de este pasado y sería abrumador reseñar el número de documentos recuperados que figuran en las vitrinas del Proyecto museístico iniciado.

La primera referencia periodística en España relacionada con la homeopatía es de 1821; algunos años después llega a Madrid el Dr. Cosme Mª de Horattis y  en 1830 inicia su actividad homeopática el Dr. Prudencio Querol. En 1834, la Gaceta Médica de Madrid, recoge su primera “Carta al Director” y hallamos, también,  las primeras intervenciones en el Boletín de Medicina y Cirujía del Dr. Ramón Ysaac “López Pinciano”, con la lista de los 99 medicamentos de la primera farmacia homeopática madrileña, en la Puerta del Sol, 26, propiedad del farmacéutico José Mª Sánchez.

Es en torno a esta época cuando aparecen las primeras publicaciones periodísticas homeopáticas españolas y llega a Toro (Zamora), el médico aragonés  José Sebastián Coll y Cochet, y  los documentos ahora localizados, confirman su cita: “en 1838 aprovechando la oportunidad que me daba mi destino de médico titular de Toro y sus hospitales, establecí en el general de la misma ciudad, una sección de clínica homeopática”. Fue ésta la primera Sección de Atención  Homeopática en un establecimiento hospitalario español, y los medicamentos homeopáticos que precisaban los surtía el farmacéutico Alejando Rodríguez Tejedor.

Lápida Homenaje José Luis Coll en (Zamora)Conscientes de la trascendencia que alcanzó la actividad desarrollada por este eminente médico homeópata aragonés en muy diversos campos (médico, escritor, divulgador, periodístico), quisiéramos, en este singular marco, recordar su persona y tributar a su obra el homenaje que pequeñas pasiones impidieron en su día,  presentando ante Vds., además,  la recuperación de la lápida homenaje que, a su fallecimiento en Toro el 28 de agosto de 1849, colocaron  en su tumba sus entrañables amigos Pío Hernández y  Ramón del Castillo, sus compañeros en tantas iniciativas homeopáticas.

Ha sido posible gracias a Javier Vila Tejero, dotado de  una exquisita sensibilidad hacia la historia de su tierra, de la que ha recuperado numerosos vestigios: entre ellos esta lápida, salvada de la incuria tras el desmontaje del antiguo cementerio de Toro y amorosamente preservada en su casa. ¡Gracias, Javier!, estamos en deuda contigo.

Obligado citar, antes de concluir, la obra de otros dos destacados homeópatas aragoneses, los doctores José Pérez Valls y Sebastián Fillat.

Estas son algunas de las alegrías vividas al buscar la huella de aquellos pioneros de la historia de la homeopatía española, a quienes con satisfacción hoy recordamos.

Félix Antón Cortés

Patrono Secretario Fundación Instituto Homeopático y  Hospital de San José

.