El tratamiento por acupuntura

Modelo exhibiendo algunos de los puntos de acupuntura.

Modelo exhibiendo algunos de los puntos de acupuntura.

De origen milenario, la acupuntura ha conseguido mantenerse en el tiempo y extenderse más allá de las fronteras políticas y socioculturales de su lugar de origen. Hoy es un procedimiento terapéutico empleado en todo el mundo y, su convivencia con la medicina convencional es cada vez mayor.

En el momento actual, las revistas científicas más prestigiosas, enriquecen su contenido con publicaciones que hablan de su eficacia mediante estudios científicos. Al tratarse de una técnica sin valor económico intrínseco como los fármacos, no tiene el apoyo de la industria farmacéutica, y dado que el beneficio es social y no particular o empresarial, la investigación clínica se lleva a cabo por diferentes Centros Gubernamentales, Servicios Nacionales de Salud o bien por investigadores a título personal, hecho que endentece su conocimiento. Esto explica que sin este soporte económico los ensayos clínicos (costosos si son rigurosos) sean menos frecuentes que para otros procedimientos.

Es conocido que la inserción de agujas de acupuntura estimula fibras nerviosas delta que entran por el asta dorsal de la médula espinal, mediando la inhibición de la transmisión del impulso nervioso a través de las fibras C, mucho más lentas. Se produce seguidamente una inhibición descendente desde el SNC que anula sensaciones trasmitidas por las fibras C. Esto explica por qué la introducción de agujas de acupuntura en un determinado punto anula sensaciones producidas distalmente al punto de inserción. Igualmente, estimula la liberación de opioides endógenos y de mediadores como la serotonina; esto explicaría el efecto en el tratamiento del dolor agudo, las depresiones o la dependencia de drogas.

El médico acupuntor realiza una evaluación completa del paciente antes de su diagnóstico y tratamiento, incluyendo una historia clínica muy completa, el examen de la lengua, de la tez y de las características del pulso. También palpa cuidadosamente el cuerpo para identificar puntos de especial sensibilidad. Hecho que le identifica con el concepto de acto médico en la realización de este ejercicio.

El tratamiento de acupuntura se practica durante sesiones en las que son insertadas entre cuatro y diez agujas que permanecen en el punto de inserción entre 20 y 30 minutos; las agujas son manipuladas manualmente o estimuladas eléctricamente; en algunos casos se utiliza láser directamente en los puntos de acupuntura. Las agujas son muy finas y su inserción puede hacerse imperceptible para el paciente; sin embargo, el médico las manipula buscando una sensación, caracterizada por calambre, pesadez y entumecimiento en la zona, fundamental para alcanzar un tratamiento eficaz. Los pacientes suelen manifestar relajación y/o sedación. Un ciclo consta de 10 sesiones, en general a razón de 1 ó 2 por semana. También se utilizan moxibustión (aplicación de calor por Artemisa), masaje, ejercicio físico y cambios en la dieta, como medios coadyuvantes procedentes de la Medicina Tradicional China.

La Acupuntura puede tratar patologías de todos los espectros, aunque en Occidente se incide sobre todo en enfermedades crónicas (lumbalgias, artritis, cefaleas, asma, rinitis, ansiedad, astenia, síndrome premenstrual, molestias digestivas, deshabituación de sustancias tóxicas) y dolor.

De origen milenaria, la acupuntura tiene su origen en la medicina tradicional china.

De origen milenaria, la acupuntura tiene su origen en la medicina tradicional china.

Existen ensayos controlados aleatorios, revisiones sistemáticas y meta-análisis de Acupuntura sobre múltiples tipos de dolor (cuello, espalda, canceroso, del parto, en colonoscopia, fibromialgia, neuropatía periférica, postraumático,…), tratamiento y prevención de vómitos y náuseas postquirúrgicos (cirugía del estrabismo en niños, en cirugía ginecológica, cirugía general, laparoscopia ginecológica,…) y del embarazo, tratamiento de secuelas motoras tras accidente vascular cerebral, migraña, osteoartritis, EPOC, vejiga neurógena en lesionados medulares, depresión, Síndrome de Raynaud, como tratamiento paliativo en pacientes terminales, Psoriasis, dismenorrea, hipertensión arterial,… y por supuesto sobre el dolor disfunción de la Articulación Temporo Mandibular (A.T.M.) donde aporta remedios de indudable eficacia en un proceso complejo, difícil y de indudable significación clínica para la población.

La escasez de efectos secundarios, excepto alguna equimosis o dolor en determinados puntos, cuando es aplicada por un médico acupuntor, es una de sus características.

.